Puestos a cuantificar todo porque no lo vamos a hacer con la personalidad.
Según el diccionario María Moliner nuestra querida lengua castellana tiene 97.226 entradas y 172.321 acepciones, como para mi es absolutamente imposible leerlas una a una he decidido tirar de estadística cutre. Me he repasado unas 200 palabritas al azar y de estas me he quedado con los nombres y adjetivos que pueden aportar alguna descripción de la personalidad, he extrapolado los resultados que he obtenido haciendo una regla de tres para todas las entradas que tiene el diccionario y me sale que aproximadamente existen unas 3000 palabras que pueden valer para describir la personalidad. Una vez que tenemos los términos, las tenemos que evaluar para eso podemos contar con una escala del 0 al 255 para diferenciar el grado de esa cualidad en las personas, por ejemplo cojamos la palabra atrevido, si no fuesemos nada nada atevidos tendríamos un 0 y si lo fuesemos muchísimo tendríamos un 255, este proceso lo tendríamos que hacer con cada una de las 3000 palabras que tenemos en el diccionario que nos ayudan a describir la personalidad. Una vez completada la ardua tarea podemos tener una idea muy aceptable de como es la persona. Ahora debemos cuantificar cuanto ocupa está información. Tenemos que guardar 3000 veces un número comprendido entre 0 y 255 que traducido a bytes son 3000 bytes, un poco menos de 3 Kbytes si tenemos en cuenta que un disquete tiene unos 1400 Kbytes nos quedan unos 1397 Kbytes. Si aparte del baremo quisieramos guardar las palabras que hemos utilizado (suponiendo que como media las palabras tienen 10 letras), no ocuparían más de 30 Kbytes aun nos quedan libres más de 1300 Kb.
Aunque parezca mentira una descripción de 3000 cualidades nuestras valoradas del 0 al 255 no ocupa ni una ochocientosaba parte de un disquete, pero claro no todo el monte es orégano, nuestra personalidad no es estática sino que varía, no todos los días nos sentimos igual y ni siquiera nos comportamos igual con personas distintas y además solemos amoldar la personalidad al entorno donde nos encontramos. Esta claro que una personalidad fija no tiene tamaño informático apreciable pero para una personalidad dinámica como la nuestra no esta sencillo calcular los acoples, ni las interacciones de nuestro yo a los del resto.

Anuncios